AccueilFAQRechercherS'enregistrerMembresGroupesConnexion

Partagez | 
 

 rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 6 Juin - 14:17

Yo soy la resurrección

Yo soy la resurrección y la
vida el que cree en mí,
aunque haya muerto, vivirá,
y el que vive y cree en mí,
no morirá para siempre.

A Jesucristo

Dulcísimo Señor Jesucristo, te ruego que tu Pasión sea virtud que me fortalezca, proteja y defienda; que tus llagas sean comida y bebida que me alimente, calme mi sed y me conforte; que la aspersión de tu sangre lave todos mis delitos; que tu muerte me dé la vida eterna y tu cruz sea mi gloria sempiterna. Que en esto encuentre el alimento, la alegría, la salud y la dulzura de mi corazón. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

A Jesus Crucificado

Mírame, ¡oh mi amado y buen Jesús!, postrado en tu presencia: te ruego, con el mayor fervor, imprimas en mi corazón vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad, verdadero dolor de mis pecados y firmísimo propósito de jamás ofenderte; mientras que yo, con el mayor afecto y compasión de que soy capaz, voy considerando y contemplando tus cinco llagas, teniendo presente lo que de Ti, oh buen Jesús, dijo el profeta David: "Han taladrado mis manos y mis pies y se pueden contar todos mis huesos." (Salmo 21, 17-18)


Dernière édition par saveallGOD'sAnimals le Lun 6 Juin - 7:30, édité 1 fois
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 6 Juin - 14:24

A La SantÍsima Virgen

Oh María, Virgen y Madre Santísima, he recibido a tu Hijo amadísimo, que concebiste en tus inmaculadas entrañas, criándolo y alimentándolo con tu pecho, y lo abrazaste amorosamente en tus brazos. Al mismo que te alegraba contemplar y te llenaba de gozo, con amor y humildad te lo presento y te lo ofrezco, para que lo abraces, lo ames con tu corazón y lo ofrezcas a la Santísima Trinidad en culto supremo de adoración, por tu honor y por tu gloria, y por mis necesidades y por las de todo el mundo. Te ruego, piadosísima Madre, que me alcances el perdón de mis pecados y gracia abundante para servirte, desde ahora, con mayor fidelidad; y por último, la gracia de la perseverancia final, para que pueda alabarle contigo por los siglos de los siglos. Amén.

A San Jose

Custodio y padre de vírgenes, San José, a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia, Cristo Jesús, y la Virgen de las vírgenes, María. Por estas dos querídísimas prendas, Jesús y María, te ruego y te suplico me alcances que, preservado de toda impureza, sirva siempre con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.



Dernière édition par végétalienne-13 le Mar 3 Sep - 15:49, édité 1 fois
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 6 Juin - 14:25

Acción de gracias y petición del pueblo cristiano
De la carta de san Clemente primero, papa, a los Corintios

En la oración y en las súplicas, pediremos al Artífice de todas las cosas que guarde, en todo el mundo, el número contado de sus elegidos, por medio de su Hijo amado, Jesucristo; en él nos llamó de las tinieblas a la luz, de la ignorancia al conocimiento de su gloria.

Nos llamaste para que nosotros esperáramos siempre, Señor, en tu nombre, pues él es el principio de toda criatura. Tú abriste los ojos de nuestro corazón, para que te conocieran a ti, el solo Altísimo en lo más alto de los cielos, el Santo que habita entre los santos. A ti, que abates la altivez de los soberbios, que deshaces los planes de las naciones, que levantas a los humildes y abates a los orgullosos; a ti, que enriqueces y empobreces; a ti, que das la muerte y devuelves la vida.

Tú eres el único bienhechor de los espíritus y Dios de toda carne, que penetras con tu mirada los abismos y escrutas las obras de los hombres; tú eres ayuda para los que están en peligro, salvador de los desesperados, criador y guardián de todo espíritu.

Tú multiplicas los pueblos sobre la tierra y, de entre ellos, escoges a los que te aman, por Jesucristo, tu siervo amado, por quien nos enseñas, nos santificas y nos honras.

Te rogamos, Señor, que seas nuestra ayuda y nuestra protección: salva a los oprimidos, compadécete de los humildes, levanta a los caídos, muestra tu bondad a los necesitados, da la salud a los enfermos, concede la conversión a los que han abandonado a tu pueblo, da alimento a los hambrientos, liberta a los prisioneros, endereza a los que se doblan, afianza a los que desfallecen. Que todos los pueblos te reconozcan a ti, único Dios, y a Jesucristo, tu Hijo, y vean en nosotros tu pueblo y las ovejas de tu rebaño.

Por tus obras has manifestado el orden eterno del mundo, Señor, creador del universo. Tú permaneces inmutable a través de todas las generaciones: justo en tus juicios, admirable en tu fuerza y magnificencia, sabio en la creación, providente en sustentar lo creado, bueno en tus dones visibles y fiel en los que confían en ti, el único misericordioso y compasivo.

Perdona nuestros pecados, nuestros errores, nuestras debilidades, nuestras negligencias. No tengas en cuenta los pecados de tus siervos y de tus siervas, antes purifícanos con el baño de tu verdad y endereza nuestros pasos por la senda de la santidad de corazón, a fin de que obremos siempre lo que es bueno y agradable ante tus ojos y ante los ojos de los que nos gobiernan.

Sí, oh Señor, haz brillar tu rostro sobre nosotros, concédenos todo bien en la paz, protégenos con tu mano poderosa, líbranos, con tu brazo excelso, de todo mal y de cuantos nos aborrecen sin motivo. Danos, Señor, la paz y la concordia, a nosotros y a cuantos habitan en la tierra, como la diste en otro tiempo a nuestros padres, cuando te invocaban piadosamente con confianza y rectitud de corazón.

Oración

Padre de bondad, que, con amor y sabiduría, quisiste someter la tierra al dominio del hombre, para que de ella sacara su sustento y en ella contemplara tu grandeza tu providencia, te damos gracias por los dones que de ti hemos recibido y te pedimos nos concedas emplearlos en alabanza tuya y en bien de nuestros hermanos. Por nuestro Señor Jesucristo.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 6 Juin - 14:28

Acto De Adoracion

¡Señor!, te adoro y te reconozco como mi Creador, Redentor y soberano Dueño.

Acto De Caridad
Dios mío, te amo con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas y sobre todas las cosas.

Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 6 Juin - 14:28

Acto de Confianza en Dios

Esta es, sin duda, una de sus oraciones más bellas. Es la conclusión del discurso 682, que trata precisamente de la confianza en Dios (O.C. IV, p. 215).

Dios mío, estoy tan persuadido de que veláis sobre todos los que en Vos esperan y de que nada puede faltar a quien de Vos aguarda toda las cosas, que he resuelto vivir en adelante sin cuidado alguno, descargando sobre Vos todas mis inquietudes. Mas yo dormiré en paz y descansaré; porque Tú ¡Oh Señor! Y sólo Tú, has asegurado mi esperanza.

Los hombres pueden despojarme de los bienes y de la reputación; las enfermedades pueden quitarme las fuerzas y los medios de serviros; yo mismo puedo perder vuestra gracia por el pecado; pero no perderé mi esperanza; la conservaré hasta el último instante de mi vida y serán inútiles todos los esfuerzos de los demonios del infierno para arrancármela. Dormiré y descansaré en paz.

Que otros esperen su felicidad de su riqueza o de sus talentos; que se apoyen sobre la inocencia de su vida, o sobre el rigor de su penitencia, o sobre el número de sus buenas obras, o sobre el fervor de sus oraciones. En cuanto a mí, Señor, toda mi confianza es mi confianza misma. Porque Tú, Señor, solo Tú, has asegurado mi esperanza.

A nadie engañó esta confianza. Ninguno de los que han esperado en el Señor ha quedado frustrado en su confianza.

Por tanto, estoy seguro de que seré eternamente feliz, porque firmemente espero serlo y porque de Vos ¡oh Dios mío! Es de Quien lo espero. En Ti esperé , Señor, y jamás seré confundido.

Bien conozco ¡ah! Demasiado lo conozco, que soy frágil e inconstante; sé cuanto pueden las tentaciones contra la virtud más firme; he visto caer los astros del cielo y las columnas del firmamento; pero nada de esto puede aterrarme. Mientras mantenga firme mi esperanza, me conservaré a cubierto de todas las calamidades; y estoy seguro de esperar siempre, porque espero igualmente esta invariable esperanza.

En fin, estoy seguro de que no puedo esperar con exceso de Vos y de que conseguiré todo lo que hubiere esperado de Vos. Así, espero que me sostendréis en las más rápidas y resbaladizas pendientes, que me fortaleceréis contra los más violentos asaltos y que haréis triunfar mi flaqueza sobre mis más formidables enemigos. Espero que me amaréis siempre y que yo os amaré sin interrupción ; y para llevar de una vez toda mi esperanza tan lejos como puedo llevarla, os espero a Vos mismo de Vos mismo ¡oh Creador mío! Para el tiempo y para la eternidad. Así sea.

La penitencia es una virtud que nos lleva a trabajar por eliminar de nuestra vida todo aquello que nos separa del amor de Dios y del amor al prójimo. No es un sentimiento, una experiencia emocional, sino mas bien un acto de la voluntad. Muchos confunden la penitencia exclusivamente con actos externos de expiación, sin embargo es toda una actitud interior.


NOVENA DE LA CONFIANZA

Saludo del Santo para todos los días:

Nuestro Señor Jesucristo sea nuestra fuerza y nuestra alegría, posea todo su corazón y sea su único consuelo.

DÍA PRIMERO

Acto de confianza: Estoy tan convencido , Dios mío, de que velas sobre todos los que esperan en Ti, y de que no puede faltar cosa alguna a quien aguarda de Ti todas las cosas, que he determinado vivir de ahora en adelante sin ningún cuidado, descargándome en Ti de todas mis solicitudes. "En paz me duermo y al punto descanso, porque tu, Señor, me has afirmado singularmente en la esperanza" (Sal 4,10).

Lectura: He resuelto estudiar los medios para hacer recaer la conversación sobre cosas que puedan edificar, sea quien sea aquel con quien me encuentre; de tal modo, que nadie se separe de mi sin tener más conocimiento de Dios que cuando llegó, y, si es posible, con mayor deseo de su salvación.

Propósito: Dios está en medio de nosotros y parece que no le reconocemos. Está en nuestros hermanos y quiere ser servido en ellos, amado y honrado, y nos recompensará más por esto que si le sirviésemos a El en persona. Que cada uno considere en su hermano a Jesucristo.

ORACIÓN LITÚRGICA DEL SANTO PARA TODOS LOS DÍAS
Señor y Padre nuestro, tú que hablaste al corazón de tu fiel servidor, San Claudio de la Colombiére, para que fuese testigo de la abundancia de tu amor; haz que los dones de tu gracia iluminen y consuelen a tu Iglesia.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

DESPEDIDA DEL SANTO PARA TODOS LOS DÍAS
Adiós, ruegue a Dios que me haga la gracia de morir enteramente a mi mismo. El Espíritu Santo llene su corazón del más puro amor de Dios. La paz de Nuestro Señor Jesús reine siempre en su corazón. Todo suyo en la cruz y en el Corazón de Jesús.

DÍA SEGUNDO

Acto de confianza: Despójenme en buena hora los hombres de los bienes y de la honra, prívenme de las fuerzas e instrumentos de serviros las enfermedades; pierda yo por mi mismo vuestra gracia pecando, que no por eso perderé la esperanza; antes la conservaré hasta el último suspiro de mi vida y vanos serán los esfuerzos de todos los demonios del infierno para arrancármela.

Lectura: La predicación es inútil sin la gracia, y la gracia no se obtiene sino por la oración. Si hay tan pocas conversiones entre los cristianos es porque hay pocas personas que oren, aunque hay muchas que predican. (Cuán agradable a Dios son estas oraciones!; es como cuando a una madre le ruegan que perdone a su hijo.

Propósito: Dios está en medio de nosotros, o mejor dicho, nosotros estamos en medio de El; en cualquier lugar donde estemos nos toca: en la oración, en el trabajo, en la mesa, en la conversación. Hagamos a menudo actos de fe; digamos con frecuencia: Dios me mira, aquí está presente. No hacer nunca nada, estando a solas, que no quisiéramos hacer a vista de todo el género humano.

DÍA TERCERO

Acto de confianza: Que otros esperen la dicha de sus riquezas o de sus talentos, que descansen otros en la inocencia de su vida, o en la aspereza de su penitencia, o en la multitud de sus buenas obras, o en el fervor de sus oraciones; en cuanto a mi toda mi confianza se funda en mi misma confianza: "Tu, Señor, me has afirmado singularmente en la esperanza" (Salmo 4,10).

Lectura: No tengo alegría semejante a la que experimento, cuando descubro en mi alguna nueva flaqueza, que se me había ocultado hasta entonces. Creo firmemente y siento gran placer al creerlo, que Dios conduce a los que se abandonan a su dirección y que se cuida aun de sus cosas más pequeñas.

Propósito: "Si tu ojo fuere sencillo, todo tu cuerpo será claro" (Mt. 6,22).
No buscar sino a Dios, ni siquiera buscar sus bienes, sus gracias, las ventajas que en su servicio se encuentran como la paz, la alegría, etc., sino a El.

DÍA CUARTO

Acto de confianza: Confianza semejante jamás salió fallida a nadie. "Nadie esperó en el Señor y quedó confundido" (Ecles 2,11).

Lectura: En reparación de tantos ultrajes y de tan crueles ingratitudes, adorable y amable Corazón de Jesús, y para evitaren cuanto de mi dependa el caer en semejante desgracia, yo os ofrezco mi corazón con todos los sentimientos de que es capaz; yo me entrego enteramente a Vos. Y desde este momento protesto sinceramente que deseo olvidarme de mi mismo, y de todo lo que pueda tener relación conmigo para remover el obstáculo que pudiera impedirme la entrada en ese divino Corazón, que tenéis la bondad de abrirme y donde deseo entrar para vivir y morir en él con vuestros más fieles servidores, penetrando enteramente y abrasado de vuestro amor.

Propósito: Dirígete a mi siervo (el P. de La Colombiere) y dile de mi parte que haga todo lo posible para establecer esta devoción y dar este gusto a mi divino Corazón; que no se desanime por las dificultades que para ello encontrará, y que no le han de faltar. Pero debe saber que es todopoderoso aquel que desconfía enteramente de si mismo para confiar únicamente en Mí. (Jesús a Sta. Margarita)

DÍA QUINTO

Acto de confianza: Así que, seguro Apostolado de la Oración estoy de ser eternamente bienaventurado, porque espero firmemente serio, y porque eres Tú, Dios mío, de quien lo espero."En ti, Señor, he esperado; no quede avergonzado jamás" (Sal 30,2; 70,1).

Lectura: No quiero temer ya ni las ilusiones, ni los artificios del demonio, ni mi propia debilidad, ni mis indiscreciones, ni aun siquiera mi desconfianza; porque Vos debéis ser mi fortaleza en todas mis cruces, y me prometisteis serio a proporción de mi confianza. "Todo lo puedo en Aquel que me conforta" (Flp 4,13). Vos en todas partes estáis en mi y yo en Vos; luego en cualquier parte que me encuentre, ante cualquier peligro, cualquier enemigo que me amenace, tengo mi fuerza conmigo.

Propósito: Me promete Dios ser mi fortaleza, según la confianza que tenga en El. Por esto he resuelto no poner límites a esta confianza y extenderla a todo. Me parece que en lo sucesivo debo servirme de nuestro Señor como de un escudo que me rodea, y que opondré a todos los dardos de mis enemigos.

DÍA SEXTO

Acto de confianza: Conocer, demasiado conozco que por mi soy frágil y mudable; sé cuanto pueden las tentaciones contra las virtudes más robustas, he visto caer las estrellas del cielo y las columnas del firmamento; pero nada de eso logra acobardarme.

Lectura: Lo cierto es que, de todas las confianzas, la que más honra al Señor es la de un pecador insigne que está tan persuadido de la misericordia infinita de Dios, que todos sus pecados le parezcan como un átomo en presencia de esa misericordia.

Propósito: Sólo se encuentra la paz en el total olvido de sí mismo. Es necesario que nos resolvamos a olvidarnos hasta de nuestros intereses espirituales, para no buscar más que la pura gloria de Dios.

DÍA SÉPTIMO

Acto de confianza: Mientras yo espere, estoy a salvo de toda desgracia; y de que esperaré siempre estoy cierto, porque espero también esta esperanza invariable.

Lectura: No dude de que Dios le ha de dar por si, o por ese confesor, todo lo que le sea necesario, ni de que nunca dejará perecer un alma que preferirla morir antes que desagradarle. Le confieso que no pueda perdonar ni un instante de inquietud a una sierva de Jesucristo. Es una gran injuria a su Señor, que soporta, conserva y coima de bienes a sus mayores enemigos; piense si querrá perder a los que no sueñan sino en servirle.

Propósito: Es necesario ser paciente con buena fe, y dulce como Jesucristo hasta el fondo del alma. le recomiendo esta virtud sobre todas las cosas, es preciosa a los ojos de Dios. Es dulce hablar de lo que se ama, pero más todavía con Jesucristo dentro de su corazón.

DÍA OCTAVO

Acto de confianza: En fin, para mi es seguro que nunca será demasiado lo que espere de Ti, y que nunca tendré menos de lo que hubiere esperado. Por tanto, espero que me sostendrás firme en los riesgos más inminentes y me defenderás en medio de los ataques más furiosos, y harás que mí flaqueza triunfe de los más espantosos enemigos.

Lectura: Teme usted que Dios le mande pruebas que no pueda soportar; es un pensamiento que le pasa por la imaginación, porque sí creyera que así lo siente no le perdonaría esa desconfianza y el ultraje que haría a la sabiduría y a la bondad de nuestro Señor. No llega a entender todavía que es El principalmente quien lo hace todo en nosotros,, excepto los pecados, y que no debemos considerar ni nuestras faltas ni nuestra debilidad, sino esperarlo todo de El.

Propósito: Bien se yo que sé Puede comulgar de tal forma que no se saque ningún fruto; pero sostengo que eso no puede ser consecuencia de acercarse demasiado frecuentemente. Creo que los que comulgan cada ocho días sin ser por eso mejores, serían peores si comulgasen más de tarde en tarde; que ninguna indisposición, exceptuando el pecado mortal, puede impedir el efecto del sacramento que es el de santificar el alma, de darle fuerzas y vigor para hacer el bien y resistir al mal; que como cada vez que se comulga se recibe un aumento de mérito y de gracia habitual, es necesario que una comunión nos disponga para aprovecharnos de otra; y, por consiguiente, cuantas más comuniones se hacen, más se está en disposición de aprovechar de las que se deben hacer.

DÍA NOVENO

Acto de confianza: Espero que Tú me amarás a mí siempre y que te amaré a Ti sin intermisión, y para llegar de un solo vuelo con la esperanza hasta donde puede llegarse, espero a Ti mismo, de Ti mismo, oh Creador mío, para el tiempo y para la eternidad. Amén.


Lectura: Este Corazón se encuentra aún, en cuanto es posible, en los mismos sentimientos y, sobre todo, siempre abrasado de amor para con los hombres; siempre sensible a nuestros males; siempre apremiado del deseo de hacernos participantes de sus tesoros y de dársenos a sí mismo; siempre dispuesto a recibirnos y a servirnos de asilo, mansión, de paraíso, ya en esta vida. A cambio de todo no encuentra en el corazón de los hombres más que dureza, olvido, desprecio, ingratitud. Ama y no es amado y ni siquiera es conocido su amor; porque no se dignan los hombres recibir los dones por los que quiere atestiguarlo, ni escuchar las amables e intimas manifestaciones que quiere hacer a nuestro corazón.

Propósito: En cuanto a usted, ponga toda su confianza en Dios y no en criatura alguna; ponga toda su esperanza en El; espérelo todo de El, y no de criatura alguna; ni aun de sus directores, quien quiera que sean; no pueden nada sin Nuestro Señor, y El lo puede todo sin ellos.



JESÚS, AMIGO ÚNICO
Esta oración está sacada de la 39ª de las "Reflexiones cristianas" (O.C. V, pág. 39); a propósito de S. Juan Evangelista, nos propone que recemos a Jesús, único. y verdadero Amigo.

Jesús, Tú eres el Amigo único y verdadero; no sólo compartes cada uno de mis padecimientos, sino que lo tomas sobre Ti y conoces el secreto de transformármelo en gozo. Me escuchas con bondad y, cuando te cuento mis amarguras, me las suavizas.

Te encuentro en todo lugar, jamás te alejas y, si me veo obligado a cambiar de residencia, te encuentro allí donde voy. Nunca te hartas de escucharme;, jamás te cansas de hacerme bien. Si te amo, estoy seguro de ser correspondido; no tienes necesidad de lo mío ni te empobreces al otorgarme tus dones. No obstante que soy un hombre pobre, nadie (sea noble, inteligente o santo) podrá robarme tu amistad. La misma muerte que separa a los amigos todos, me reunirá contigo.

Ninguna de las adversidades de la edad o del azar lograrán jamás alejarme de ti; más bien, por el contrario, nunca gozaré con tanta plenitud de tu presencia ni jamás me estarás tan cercano, cuanto en el momento en que todo parecerá conspirar contra mi.

Sólo Tú aciertas a soportar mis defectos con extremada paciencia. Incluso mis infidelidades e ingratitudes, aunque te ofenden, no te impiden estar siempre dispuesto a concederme tu gracia y tu amor, si yo las deseo.

JESÚS, MI FUERZA
El octavo día de los Ejercicios Espirituales hechos en Londres en 1677, escribe que ha descubierto un gran tesoro: una confianza ilimitada en Dios; y termina con esta oración (O.C. VI, pág. 113).

Sí, Dios mío, Tú serás mi fuerza, mi guía, mi director, mi consejero, mi paciencia, mi ciencia, mi paz, mi justicia, mi prudencia.

A Ti acudiré en las tentaciones, arideces, contrariedades y temores. No quiero temer nada en adelante, ni los engaños y ardides del demonio, ni mi debilidad, porque serás Tú mi fuerza en las pruebas; y me prometes serlo en proporción a mi confianza. Pero lo maravilloso es que cuando me pones en esta situación, al mismo tiempo me otorgas la misma confianza. Seas eternamente alabado y amado por todas las cosas creadas, ¡Oh amable Señor!

¿Qué sería de mí si Tú no fueses mi fuerza? Y si, como me lo aseguras, lo eres ¿ qué no podré hacer con ella por tu gloria? "Todo lo puedo en Aquel que me conforta" (Fil 4,13).

Estás siempre en mí y yo en Ti; por tanto, me encuentre donde me encuentre, sea cual fuere el peligro que me acecha, poseo siempre conmigo mi fuerza.

Esta certeza me basta para disipar en un momento mis angustias, y hacer frente a ciertos sobresaltos de la naturaleza que, a veces, se despierta con tanto ardor que no puedo menos de temer por mi perseverancia y asustarme ante la perfección a que Tú, Señor me has llamado.

SEGUIRÉ ESPERANDO EN TI
Aunque resulte sorprendente, esta oración está contenida en la Carta 96 (O.C. VI, pág. 542) a su hermana que acaso desconfiaba de la misericordia del Señor.

Señor, ante Ti tienes a un alma que se halla en este mundo para experimentar tu maravillosa misericordia y mostrarla resplandeciente ante el cielo y la tierra.

Te den gloria también los otros demostrando con su fidelidad y su constancia cuan potente es tu gracia y cuan afable y generoso eres con quienes te son fieles; en cuanto a mí, te daré gloria dando a conocer a todos lo bueno que eres con los pecadores.

Diré a todos que tu misericordia está muy por encima de cualquier malicia humana y que ninguna maldad tendrá poder de cansarla; que ninguna recaída, por vergonzosa y grave que sea, deberá llevar al pecador a desesperar de tu perdón.

SI, amoroso Redentor, te he ofendido gravemente, pero te ultrajaría todavía más si pensara que no eres tan bueno como para concederme el perdón. '

Tu enemigo y enemigo mío cada día me tiende nuevos lazos; podrá llevarme a perderlo todo, pero no la esperanza en tu misericordia. Aunque recayera cien veces y mis culpas fuesen cien veces más terribles de lo que son, seguiría esperando en Ti.

HÁGASE TU VOLUNTAD
La santidad consiste en adecuarse a la voluntad del Señor, escribe en otro lugar. (Reflexiones cristianas O.C. V, p. 4 01); al final de la disertación sobre este tema, invita a sus oyentes a besar las manos de Jesús crucificado y meditar en las palabras que El dirigió al Padre en su agonía cruel en el huerto de los Olivos: "No se haga mi voluntad sino la tuya" (Lc 22,42).

Señor, hágase tu voluntad, no la mía. Debo alabarte y darte gracias porque se cumplen en mí tus designios.

Aunque estuviera en mi poder resistirme a tus decisiones, sin embargo no rechazaría someterme a ellas_ "No como yo quiero, sino como quieras tú" (Mt 26,39).

Acepto de buen grado esta adversidad en sí misma y en todas sus circunstancias. Así que no me lamento del mal que habré de soportar ni de las personas que lo causan, ni del modo en que me ha llegado, ni de la coyuntura de tiempo y lugar en que me ha sobrevenido.

Porque estoy convencido de que Tú has querido estas circunstancias y prefiero morir antes que oponerme en nada a tu querer.

SÍ, Dios mío, hágase tu voluntad en mí y en todos los hombres, hoy y en todo momento, en el cielo y en la tierra. Cúmplase en la tierra como en el cielo. Amén.

DAME TU CORAZÓN
Esta oración concluye la disertación sobre el Corpus (Sermón 20º O.C. 11, p. 24). Anteriormente ha dicho que el hombre está rodeado y asediado por los beneficios de Dios. Cada día el Señor enciende nuevas brasas en torno a nuestro corazón para inflamarlo; no obstante esto, sigue frío para la Eucaristía.

¿Qué harás, Señor, para vencer la obstinada indiferencia de los hombres? Te has agotado en este misterio de amor; has ido tan lejos que, como comentan los Santos Padres, has llegado hasta donde podía llegar tu Poder.

Si los contactos divinos con tu sagrada Carne no consiguen destruir este hechizo que me seduce, en vano podré esperar en otro remedio de mayor fuerza.

A tan grande calamidad, sólo una salida encuentro: que me des otro corazón, un corazón dócil, un corazón sensible, un corazón que no sea de mármol ni de bronce; es menester que me concedas tu mismo Corazón.

Ven, amable Corazón de Jesús, ven y colócate en el centro de mi pecho y enciende en él un amor tal que acierte a responder, de algún modo, a mi deber de amarte.

Dios mío, ama a Jesús que está en mí en la medida en que me has amado a mí en El. Haz que ya no viva sino por El para llegar a vivir eternamente con El en el cielo. Amén.

OFRECIMIENTO AL CORAZÓN DE JESUCRISTO
El diario de los Ejercicios espirituales hechos en Londres del 20 al 29 de enero de 1677, concluye con este "ofrecimiento al S. Corazón de Jesucristo" (O.C. VI, p. 125).

Adorable y amable Corazón de Jesús, en reparación de tantos pecados e ingratitudes y para evitar que yo caiga en tal desgracia, te ofrezco mi corazón con todos los sentimientos de que es capaz y me entrego todo a Ti.

Con la mayor sinceridad (al menos así lo espero) desde este momento deseo olvidarme de mí mismo y de cuanto pueda tener relación conmigo, para eliminar todo obstáculo que pueda impedirme entrar en tu Corazón divino que has tenido la bondad de abrirme y en el que ansío entrar junto

con tus servidores más fieles, para vivir y morir invadido e inflamado por tu amor...

Sagrado Corazón de Jesús, enséñame a olvidarme enteramente de mi, ya que éste es el único camino para

entrar en Ti. Y puesto que cuanto haré en adelante será tuyo, haz que no realice nunca nada que no sea digno de Ti.

Enséñame qué debo hacer para llegar a la pureza de tu amor, del que me has infundido tan gran deseo. Experimento una gran voluntad de complacerte, pero al mismo tiempo me veo en la imposibilidad de realizarlo sin tu luz especial y tu ayuda.

Cumple en mí tu voluntad incluso contra mi querer.

A Ti corresponde, Corazón divino de Jesús, cumplirlo todo en mí; y de este modo, si llego a santo, tuya será la gloria de mi santificación. Para mí esto es más claro que la luz del día, pero para Ti será una magnífica gloria. Sólo para esto deseo la perfección. Amén.

VIVIR Y MORIR EN TU AMOR
Morir en la amistad con el Señor es gracia tan grande que ciertamente no se puede merecer. Por ello, en conclusión del sermón sobre la predestinación (O.C. III, 56p. 447), invita a sus oyentes a pedirla al Señor con oración.

Señor, bien sabes que no aspiramos a otra cosa sin a vivir y morir en tu amor; ahora alimenta estos deseos nuestros al igual que los has hecho brotar e infúndeles la firmeza y reciedumbre que nosotros no podemos prometernos, dada la mutabilidad e inconstancia de nuestro corazón. "Por las sendas trazadas ajustando mis pasos; por tus veredas no vacilan mis pies" (Sal 16,5). Señor, da fuerza a mis pasos, para que no vacilen o yerren el camino emprendido.

Dios omnipotente, a Ti que mantienes colgada la tierra en el universo, que has formado los cielos como trono de tu gloria, a ti no será difícil ni - me atrevo a decir _ menos , glorioso conferir a mi alma la misma estabilidad.

Hazme inquebrantable ante todas las tentaciones, inexpugnable a todos los asaltos de mis enemigos. Apriétame a Ti con lazos indisolubles; une mi voluntad a la tuya con tanta fuerza que resulten una sola voluntad, de modo que la mía sea recta, santa y sobre todo constante e inmutable como la tuya.

Concédeme, Oh Dios, morir en el seno de tu Iglesia, fuera de la cual no hay salvación; haz que expire en los brazos de la cruz, de la que brota el manantial de nuestra salvación; en el Corazón de Jesús Crucificado, en El que es la misma Salvación y Redención.

Y como no puedo vivir sino a través de Ti, haz que viva únicamente para Ti. Y, en fin, alcánzame morir en tu alabanza y tu amor y, si es posible, de amor a Ti. Amen.


Dernière édition par végétalienne-13 le Jeu 6 Juin - 14:36, édité 1 fois
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 6 Juin - 14:29

toi acto de contricioon

http://www.catholic.org/prayers/prayer.php?p=3306
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Lun 29 Juil - 16:56

a
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 24 Oct - 11:21

1 de marzo de 2013

These prayers were compiled from Catholic velas that I colected with prayers to the Saints.
Please support my site by purchasing any products through my Amazon links:
AMAZON.COM
AMAZON SPANISH/ESPAÑOL

ORACIÓN AL
ESPÍRITU SANTO
Ven, Oh Espíritu Santo, ven. Ven como fuego santo y arde en mí. Ven como viento santo y límpiame. Ven como luz santa y enseñame. Ven como vida santa y mora en mí. Ven como poder santo y capácitame. Convénceme, conviérteme, conságrame hasta que sea todo tuyo. Para tu uso. Amén.
ORACIÓN AL
ÁNGEL DE LA GUARDIA
Ángel de Dios, mi guardian querido, tú que me traes el amor de Dios, manténete siempre a mi lado para iluminar y proteger, para dirigir y guiar. Amén.

ORACIÓN AL
ÁNGEL DE LA GUARDIA
¡Oh! Ángel benignísimo de mi guardia, tutor, maestra guía, defensor y sapentísimo consejero amigo mío a quien estoy encomendado por la bondad del Señor. Gracias te doy que me libraste de muchos daños y peligros del cuerpo y del alma, gracias te doy que estando durmiendo, tú me velaste, y despierto me encaminaste al oído con santas inspiraciones, me avisaste, yo, encegado no me valía de tus consejos, perdóname amigo mío, mensajero del cielo, consejero y protector, ampárame y guíame por el camino derecho y seguro a esa santa ciudad. Amén. Rezar un Padre Nuestro y una Ave María.

BENDICIÓN
DE LA CAMA
Cuatro esquinas tiene mi cama.
Cuatro ángeles la acompañan
Aquí San Pedro.
Aquí San Pablo
Aquí la Virgen
y aquí nuestro amo, amén Jesús.

EL SEÑOR
TE BENDIGA
El Señor te bendiga
y te guarde;
el Señor te mire con agrado
y te extienda su amor;
el Señor te muestre su favor
y te conceda la paz.
Amén.

ORACIÓN A
LA MANO PODEROSA
Oh mano poderosa de Dios. Ante Tí pongo mi alma cristiana, y en medio de mi desesperación y angustia os ruego, Señor Dios Omnipotente, por tu divina ayuda. A Vuestros pies deposito la devoción de mi corazón entristecido y así mismo pueda librarme de mis sufrimientos. Por medio de Tu Santísima bondad y gran poder, socórreme y dame fuerzas y sabiduría para vivir una vida llena de paz y felicidad (haga aquí su petición). Amén.

ORACIÓN A
LA MANO PODEROSA
Aquí vengo con la fé de un alma Cristiana, a buscar tu misericordia en situación tan angustiosa para mí. No me desampares. A tus pies dejo esta súplica, que te hace un alma obligada por el destino a grandes sufrimientos que ya no puede combatir, si tu mano poderosa no detiene la ley de la razón, Dios mío, perdona los desaciertos que yo he cometido durante esta existencia la cual llevo de frente. Dame fuerzas para soportar las amarguras de esta vida. (Hágase la petición). Amén.

ORACIÓN AL
JUSTO JUEZ
Santo y Juez Justo Jesús, Hijo de la Santísima Virgen María, sálvame de todo mal, protégeme de las tentaciones de Satanás y sus legiones infernales. Átame a tí, y te imploro que con el manto que cubrió tu cuerpo ensangrentado me sirva de protección contra los ataques de mis enemigos. Amén.

ORACIÓN AL
JUSTO JUEZ
Justo Juez, mi Padre amado, Hijo de la Virgen María. Me pasa de corazón haberte ofendido. Dios mío ten compasión de mi ingratitud, sé que no merezco perdón, mas concédemelo, Señor, por tu Sagrada Pasión. No me abandones, incúlcame la fé, protégeme de mis enemigos y de todo mal. No me desampares en la hora de mi muerte y bendíceme para alcanzar el reposo en tu mansión celestial. Amén.

ORACIÓN AL
GRAN PODER
Me resuelvo a tu ayuda y protección; como de mi afecto y fé te ofrezco esta vela. Mi salvador tranquilízame y dame paz en mi hogar para que mi familia pueda soportar todas las dificultades. Solamente un milagro podrá conceder mi petición. Amén. (Haga su petición.)

ORACIÓN AL
GRAN PODER
O Divino Jesús, que has dicho “pide y recibirás, busca y encontrarás, toca y será abierto para tí,” sujétame, de rodillas a tus pies: En tí yo encuentro consolación cuando estoy con aflicciónes, protección cuando estoy bajo persecución, fuerza cuando estoy bajo una mundación de pruebas, y luz cuando estoy en la duda y obscuridad. Tú solo tienes que desearlo y mi oración es contestada (presentar su petición). Amén.

ECCE-HOMO
GRAN PODER
¡Oh! Jesús mío del Gran Poder, esplendor del Padre eterno, atiende a mi debilidad y a mi pobreza. Tú que eres el más grande y poderoso de los nacidos y la alegría de Los Ángeles, escucha mi súplica y concédeme lo que pido. Confío en tu Gran Poder, pues para tí todo es posible; Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, ruega por nosotros. ¡Amén!

ORACIÓN A
SAN MIGUEL ARCÁNGEL
Dios y Señor mío que escogiste a San Miguel Arcángel como abogado de los hombres haced que yo los sepa amar y servir, alcánzadme del Señor lo que deseo y pido en esta oración, a mayor honra y gloria suya y bien de mi alma (pedir la gracia que se desea) Amén.

ORACIÓN A
SAN MIGUEL
San Miguel Arcángel defiéndenos en la batalla. Sé nuestro protector contra la maldad y tentaciones del diablo. Qué Dios Todopoderoso quebrante a Sátanas, humildemente te rogamos, y Tú, Príncipe Celestial con el poder de Dios arroja al infierno a Sátanas y todos los espíritus malignos que andan por el mundo buscando la perdición de las almas. Amén.

ORACIÓN A
SAN MIGUEL
Dios y Señor de los Ángeles, a quienes encomendáis la guardia de los hombres: ofrezco los merecimientos de estos, soberanos espíritus, y los del Príncipe de los Ángeles, San Miguel, que por sí, por medio de sus ministros guarda la naturaleza humana para que me guardes de todo pecado, me concedáis una fuerza angelical, y orturguéis lo que pido, a mayor honra y gloria vuestra. (hágase la petición.) Amén.

LA ÚLTIMA CENA
Ilumina y Sanctifica ese ejército de Santos, pescadores de almas, para que me protejan de mis enemigos, de todo peligro y consigan la salvación de mi alma para la grandeza de Dios. Concédenos la gracia que te pedimos si es para bien de nuestra alma. Así sea. Amén.

ORACIÓN A
JESÚS
Sagrado corazón de Jesús que dijiste “pidan y recibirán”, te ruego que por las llamas ardientes de amor que encienden tu corazón escuches mi súplica. Concédeme la gracia que solicito y derrama sobre mí tus bendiciones y con tu infinita misericordia hazme digno de tu sagrado corazón. Amén.

ORACIÓN A
LA MILAGROSA
¡Benignísima Madre de Misericordia! Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, Esposa del Espíritu Santo, Noble descanso de toda la Santísima Trinidad, elegida del Padre, preservada por el Hijo y amada del Espíritu Santo. Vos sois en las cosas dudosas nuestra luz, en las tristezas das consuelo, en las angustias alivio, y en los peligros y tentaciones fiel socorro. Sois Paraíso de gracias y espírituales dones. Bienaventurados los que de veras os aman y sirven, y los que por santidad de vida se hacen siervos y devotos vuestros, a vuestrra piedad, pues, recurro, Reina y Señora mía, para que me enseñéis, gobernéis y defendáis en todas las horas y momentos de mi vida; suplicándoos, humildemente ahora me alcancéis de la Majestad Divina la gracia que al presente os pido, si conviniere para bien de mi alma y si no conviene, vos, como Abogada mía, dirigid mi voluntad sólo a lo que sea honra y gloria de Dios, y salvación de mi alma. Amén.

ORACIÓN AL
SAGRADO CORAZÓN DE MARÍA
Oh Sagrado Corazón de María! Te suplico me ilumines y me des fuerza protección y paz. Me acojo a tu voluntad y confío en tu sabiduría. Me entrego a tu misericordia. Oh Sagrado Corazón de María, Madre de Dios, Tú que conoces mi necesidad, áyudame. Sagrado Corazón de María en la dulzura de tu amor confío. Amén.

ORACIÓN AL
SAGRADO CORAZÓN DE MARÍA
¡Acordaos! ¡Oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón! del inefable Poder que vuestro Hijo Divino os ha dado sobre vuestro Corazón adorable. Llenos de confianza en vuestros merecimientos, venimos a implorar vuestra protección ¡Oh Tesorera Celestial del Corazón de Jesús! de ese Corazón que es el manantial inagotable de todas las gracias, Él que podéis abrir a vuestro gusto para derramar sobre los hombres todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación que encierra, concédenos, os lo suplicamos, los favores que pedimos . . .

MILAGRO DEL TEPEYAC
Inmaculada Virgen María de Guadalupe, celestial Misionera del Nuevo Mundo, que con tu dulce encanto atraes y arrebatas los corazones de nuestros pueblos. Ya que desde tu Santuario del Tepeyac, monumento de la Piedad de toda la América hacia la Madre de Dios, has sido durante más de cuatro siglos, Madre y maestra de nuestros pueblos en la fé, dígnate ser también su ámparo, defensa y baluarte. Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE GUADALUPE
Querida Virgen de Guadalupe, Madre y protectora de todos los cristianos con tu aparición a Juan Diego, manifiestas tu presencia ante nosotros y ofreces nuestras peticiones con la fragrancia de las rosas a tu divino hijo, Nuestro Señor y salvador Jesucristo. Amén.

ORACIÓN A
NUESTRA VIRGEN DE GUADALUPE
ORACIÓN DE ROSAS
Piadosísima Virgen María de Guadalupe, muestra tu clemencia amorosa y tu compasión a los que te amamos y buscamos tu protección. Qué la dulce fragancia de rosas alcance a tu divino Hijo nuestro Señor Jesucristo, que Él escuche nuestras oraciones, lágrimas y nos dé alivio y ayuda (Hágase la petición). Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE GUADALUPE
Piadosa Virgen María de Guadalupe, dale clemencia, amor y compasión a aquellos que te quieren y vuelan a tu protección; que tu intersección, igual que la fragancia dulce de las rosas, ascienda a tu Divino Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que Él pueda oír nuestras oraciones, secar nuestras lágrimas y darnos ayuda y asisitencia. (presentar sus peticiones). Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE GUADALUPE
Oh Purísima Virgen de Guadalupe. Alcánzame de tu divino Hijo el perdón de mis pecados, bendición para mi trabajo, remedio a mis enfermedades y necesidades y todo lo que Tú creas conveniente pedir para mí y mi familia. ¡Oh Santa Madre de Dios! no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros. ¡Oh Virgen llena de gloria y de bendición! Por Cristo Nuestro Señor Así sea. Amén.

ORACIÓN A
NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE
Santa María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades. Así como pudiste aparecer en el Tepeyac y decirnos: "Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios", alcánzanos de tu Divino Hijo la conservación de la Fé. Tú eres nuestra dulce esperanza en las amarguras de esta vida. Danos un amor ardiente y la gracia de la perseverancia final. Amén.

ORACIÓN A
NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE
Amable Virgen de Guadalupe, Madre y auxilio de todos los Cristianos desde que te apareciste a Juan Diego en los cerros de México, las penas que me atormentan pongo en tus benditas manos. Acuérdate ¡Oh! Santa Madre, que jamás se oyó decir que alguno te haya implorado, sin tu auxilio recibir, por eso con fé, confianza humilde y arrepentimiento lleno de Amor y Esperanza, este favor yo te pido... (Pedir Gracia y rezar un "Ave Maria")

ORACIÓN A
NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE
¡Oh Santísima Reina del Cielo y de la tierra! Cuando yo levanto los ojos al trono de vuestra grandeza, y os contemplo la mayor de todas las criaturas, y solo menor de vuestro Creador. ¿Cómo es posible que me atreva llamaros Madre? Pero así es, Señora: vos sois Madre de Dios pero queréis ser también Madre mía; así se lo dijistéis al felicísimo Juan Diego. Por esta prueba de amor a tus hijos, os súplico Madre mía atiende a mi petición para honra y gloria de vuestro Santísimo Hijo. Amén.

ORACIÓN A
NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA
Oh Sagrada Virgen María, Reína de el sagrado Rosario, que en Fátima revelastes, a través de los niños, la gran afección de tu corazón piadoso, a tí te ofrezco mi alma con sus aflicciones y alegrías, y te pido que tú la ofrezcas a tu Divino Hijo para que Él tenga piedad de mí y me conceda el favor que le pido. Amén.

ORACIÓN A
NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
Oh, Sagrada Virgen del Carmen, ora por mí a Nuestro Señor, que brillando más que el sol, excede en belleza a lo más lindo del mundo. Dame fuerza, te ruego, imagen más brillosa de su Su Belleza, que, viviendo según el deseo de Él en esta vida, yo pueda presenciarlos a Él y a tí, eternamente, por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DEL CARMEN
Jesucristo, Salvador del mundo, Hijo de la Virgen Santa María, Purísima y beatísima Señora que pariste sin dolores, ruega por mí a vuestro Hijo que me libre de las adversidades y peligros de la vida, y alcánzame la gracia de vuestro Hijo generoso, para que me perdone mis pecados. (Hágase la petición.) Amén.

ORACIÓN A
NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO
Oh, ¡Madre mía cariñosa! ¡Consuelo tiernísimo de todas mis necesidades! ¡A tí acudo! Oh Reina de auxilio, porque estoy necesitado, en busca de consuelo, porque estoy atribulado, en busca de paz, porque estoy intranquilo, y en busca de alivio porque estoy adolorido. Tú eres mi Santísima Madre, y yo tu afectísimo hijo. (Hágase la petición). Amén.

ORACIÓN A
LA SEÑORA DE PERPETUO SOCORRO
Oh Sagrada Virgen María, en confianza te pido que extiendas tu piadosa y amorosa generosidad hacia mí, que estoy tan necesitado de tu ayuda. Protégeme y ayúdame, te pido, con el auxilio que tú siempre le das a aquellos que confiían en tí, que yo pueda vencer todas mis dificultades y sea librado de toda necesidad. Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE
Oh Sagrada Virgen, Madre de Caridad, dame tu fuerza y protégeme de mis enemigos. Ante tu imagen te ruego humildemente y fervientemente. Te pido que oigas mi oración y me concedas mi humilde petición. (Presentar su petición). Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE
¡Oh Señora mía, Oh Madre mía, yo me entrego del todo a tí, y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día mis ojos. Mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser ya que soy todo tuyo, oh Madre de piedad. Guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. (Hágase la petición). Amén.

SEÑORA DE
LA ALTA GRACIA
Oh Madre de la divina sabiduría ¡y por eso Madre de Dios de Altagracia! Postrado a tus plantas este miserable tuyo viene a pedirte alcances dos gracias en esta oración. La primera es una alta gracia de grande honra y gloria para la tierra pues lo es la exaltación de la santa fé católica, la extirpación de las heregías, la paz y concordia entre los príncipes cristianos, las victorias contra los infideles y la rendición de los crisitanos cautivos de la culpa, y propone no ofender más a la bondad infinita. Por tu mano, Señora, espero esta misericordia, para qué después de servirte en esta vida, llegue a gozar en la otra de la divina gracia. Para que más bien pueda contra las misericordias de Dios, os pido oigas a mi necesidad y me concedaís la gracia que os voy a pedir. Aquí parándose un poco en silencio, pedir a cada uno lo que necesitaré, y después dirá: Así Madre mía lo espero de vuestra piadosa liberalidad mas si acaso no conviniese mi petición, me resigno en tú santísimia voluntad: dadme paciencia para tolerar los trabajos y pasiones de la vida hasta el fin dichoso de verte con tu hijo Jesús en la gloria. Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE SAN JUAN
Inmaculada Madre, Nuestra Señora de San Juan, descendiste desde los Cielos donde con tu Divino Hijo enseñaste a la humanidad tu amor de Madre Santísima. Con una mirada tuya socórrenos, alivia nuestro dolor y no nos abandones cuando pequemos. Elévame, o Madre Santísima, desde la profundidad de mi desesperación, protégeme con el amor de tu Santísimo Hijo, (Haga aquí su petición). Amén.

ORACIÓN A
LA VIRGEN DE SAN JUAN DE LOS LAGOS
¡Oh¡ Santísima Virgen María de San Juan ¿Porqué? Señora mía al volver hacia tí nuestras miradas, o al solo pronunciar tu nombre, el alma se llena de esperanza y la Paz del Señor nos viene a consolar. Acordaos, oh piodosísima Virgen María, que jamás se ha oido decir que alguno que a vos se acogiese y pidiese socorro y protección haya sido desamparado. Yo animado con tan dulce confianza, acudo a vos oh Virgen de las virgenes, a vos vengo con temor y me postro en vuestra presencia y esperamos nos obtengas la Gracia del Señor y nos des tu Santa Bendición, Amén.

ORACIÓN A
SAN JOSÉ
Muy Glorioso Patriarca, San José, te pido tu intersección compasionada y tu ayuda en todas mis dificultades, me dirijo a tí con confianza, o protector poderoso, y te imploro que me ayudes en mi necesidad presente. (presentar tus peticiones). Amén.

ORACIÓN A
SAN JOSÉ
Venerado San José, padre de los afligidos, imploro tu mediación y ámparo en todas mis tribulaciones. Acudo a tí lleno de fé, noble protector, socórreme, con tus oraciones a Dios en mis presentes affliciones. (hágase la petición). Amén.

ORACIÓN A
SAN JOSÉ
Glorioso San José, patrón de los hogares, tú formaste tan Santa familia, concédeme por la fé que te profeso la gracia que solicito. Recuerda Santo esposo de la Virgen María que no es sabido que quien invoque tu protección y busque tu ayuda no fuere respondido. Con esta confianza vengo a tí a solicitar la gracia que te pido en esta oración. (Pedir la gracia) Amén.

ORACIÓN A
SAN JOSÉ
Castísimo José, honra de los Patriarcas, varón según el corazón de Dios, cabeza de la Sagrada Familia, ejecutor de los inefables designios de la Sabiduría y Misericordia infinita. Padre putativo de Jesús y Esposo dichosísimo de María, ¡Cúanto me regocijo de veros elevado a tan alta dignidad y adornado de las heróicas virtudes que requiere! Por los dulces abrazos y suavísimos ósculos que distéis al niño Dios, ¡os suplico me admitáis desde este punto en el dichoso número de vuestros esclavos! Pida su favor. Amén.

ORACIÓN A
SAN PEDRO
CUSTODIO DE LAS LLAVES DEL CIELO
Oh venerado y santísimo San Pedro, custodio de las llaves de las puertas del Cielo, protector y ayudante de los fieles en la tierra, por noble encomienda del todo poderoso, rezo para que intercedas por mí ante nuestro Señor para que escuche nuestras oraciones y nos conceda nuestra súplica. Amén.

ORACIÓN A
SAN JUDAS TADEO
Glorioso apóstol San Judas, siervo fiel y amigo de Jesús, ruega por mí pues me encuentro desesperado en esta hora de gran necesidad. Socórreme visible y prontamente. Te prometo San Judas recordar siempre este favor y no dejar de honrarte como mi más poderoso protector. (hágase la petición.) Amén.

ORACIONES A
SAN JUDAS TADEO
Muy Sagrado Apóstol, San Judas, devoto serviente y amigo de Jesús, yo soy tan incapaz y solo: te imploro que traigas una rapida y visible ayuda y, en esta gran necesidad, vengas a mi asistencia . Yo siempre estaré consciente de este gran favor y me comprometo a siempre honrarte como mi poderoso y especial patrón. Amén.

ORACIÓN A
SAN JUDAS TADEO
San Judas, amado siervo de Dios, por este camino de la vida, tú que sabes de mis alegrías, penas y amarguras que entristecen mi vida alma, ante tí pongo lo que nos oprime de noche y de día; haz tuya esta penaria. Lava mis angustias y dolores, permite que renazcan la paz y la alegría en mi corazón y le pido a Dios que le envíe a tí en quien tengo puesta mi confianza. Bendito sea el sagrado corazón de María. Bendito sea san Judas Tadeo por todo el mundo y por toda la eternidad. Amén.

ORACIÓN A
SAN JUDAS TADEO
San Judas Tadeo, intercesor en todo problema difícil, consígueme un trabajo en que me realice como humano, y que a mi familia me falte lo suficiente en ningún aspecto de la vida. Qué lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas. Qué en el progrese, mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerzas. Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean. Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia, de la cuál eres pariente y prometo difundir tu devoción como expresión de mi gratitud a tus favores... Amén.

ORACIÓN A
SAN JUDAS TADEO
Qué el santísimo corazón de Jesus, sea amado, glorificado, adorado y preservado en todo el mundo, ahora y siempre.
Sagrado corazón de Jesús, ruega por nosotros.
San Judas Tadeo, ayuda a los desesperados, ruega por nosotros.
Sagrado corazón de Jesús, en Tí confío.
Se reza esta oración 9 veces durante 9 días, prometiendo publicarla al octovo día, depositando 9 copias en 9 templos, y por más difícil qué sea será concedido.

ORACIÓN A
SAN LÁZARO
Señor Nuestro Jesucristo, que dijisteis “pedid y recibiréis”, humildemente te suplicamos que por la intercesión de San Lázaro escuches nuestros ruegos, ya que este Santo fue patrón de los pobres y enfermos por eso le imploro para que me conceda esta gracia que solicito, y tu Señor renueva, te suplicamos, los milagros que por su mediación durante su vida realizaste. San Lázaro confiando en tu bondad infinita sé el intermediario de nuestra petición ante nuestro Señor. Amén. (pedir la gracia y rezar 1 Padre Nuestro y 1 Ave Maria). “Y él fue por toda la Galilea...curando todas las pestes y enfermedades entre la gente” Mateo 4:23

ORACIÓN A
SAN ANTONIO
Oh bendito San Antonio, el más noble de todos los santos. Tu amor a Dios Nuestro Señor y caridad por sus criaturas te han hecho merecedor de los poderes milagrosos. Inspirado en este pensamiento, imploro que intercedes por mí ante el Niño Jesús a quien llevaste en tus brazos. Escucha mi oración y la gratitud de mi corazón estará siempre contigo. Amén.

ORACIÓN A
SAN CIPRIANO
Gloriosísimo Obispo y mártir Cipriano, suplícote por tu acervísimo martirio y por la Gloria que gozas en compañía de todos los que, como tú obtuvieron la corona felicícisma del martirio, me libres de hechizos y de encantamiento del infernal dragón, de muerte repentina, de rayos y temblores, de incendios y terremotos, de malos vecinos, de caminos peligrosos, de los salteadores, de prisiones, de malas lenguas, de falsos testimonios y por último, que puesto a tus plantas y cubierto con tus vestiduras me libres de todos los enemigos visibles e invisibles, que tapado con el manto de la Magdalena alcance un arrepentimiento como aquella dichosa Santa, para que mi alma sea purificada y mi suerte sea feliz. Amén.

ORACIÓN A
SAN ALEJO
Oh, glorioso San Alejo, tú que tienes el poder de alejar todo lo malo que rodea a los siervos del Señor, te pido que alejes a mis enemigos de mí. Aléjame de Satanás, del mentiroso y hechicero, del pecado, de aquel que viene a hacerme daño. Ponme tan lejos de los malos que no puedan ver. Acércame al Señor Jesucristo para que con su divina gracia me cubra de todo lo bueno y me reserve un puesto a la sombra del Espírtu Santo. Amén.

ORACIÓN A
SAN JUAN DIEGO
Oh, Padre Celestial, que concediste a Juan Diego ser el confidente de la Virgen de Guadalupe y asistir al nacimiento de la fé en nuestra Patria, te pedimos, por su intercesión, que soccoras a los más necesitados, consuela a los enfermos de alma y cuerpo y concede que el Pueblo Mexicano unido por la fuerza del amor a nuestra Dulce Madre del Tepeyac haga de cada uno de sus hogares un templo vivo en donde adoremos a Jesucristo, Nuestro Señor, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN A
SAN RAMÓN
Gloriosísimo San Ramón, venerado, protector de los ángeles que se acercan a este mundo; Santísimo vigilante de las almas que a través del Señor maternal se allegan a este valle de lágrimas, me encomiendo a tu divina y perfecta bondad. Postrada de hinojos a tus divinos pies vengo a pedir tu protección y ayuda en el doloroso trance que se aproxima y por el cual ha de cruzar mi pecadora existencia. (hágase la petición.) Amén.

ORACIÓN A
SAN RAMÓN
Glorioso San Ramón, compasivo y querido patrón de aquellos que sufren, yo cargado con problemas, me pongo a tus pies y te pido que me protejas. Toma mi petición, te pido, al trono de Cristo. Qué mi oración, siendo concedida a través de tu intersección pueda ayudar a recibir mi petición. Amén.

ORACIÓN A
SAN MARTÍN DE CABALLERO
En el nombre de Dios todopoderoso, Señor San Martín Caballero, saca la sal de mi casa; dame suerte, trabajo y dinero. Sí Señor, dile a tu siervo Martín, infatigable y celoso patrón de las almas, que levante su voz en este abismo en que me encuentro y me proteja de toda aflicción y maldad. Yo te consagro este día en memoria de las esclarecidas virtudes de su santo sacerdocio. (Hágase la petición.) Amén.

ORACIÓN A
SAN MARTÍN DE CABALLERO
O bendito San Martín de Caballero, que en piedad y amor abrigastes a un pobre mendigo que se congelaba, dividiendo tu proprio manto en dos, mira hacia mí, tan pobre y tan sólo, con los ojos de tu piedad e intercede por mí ante el trono de Cristo para que yo pueda encontrar ayuda por todas mis necesidades, ambas espirituales y materiales (presente tus peticiones). Amén.

ORACIÓN A
SAN MARTÍN CABALLERO
Oh! Glorioso San Martín infatigable pastor que no descansaste sino en el cielo y a quién Dios quiso premiar con el don de milagros, te ruego intercedas que se me conceda, lo que en esta novena pido si es del agrado de Dios y bien de mi alma por tanto trabajos que tuviste, te ruego que en los míos, me consigas del Dios de las misericordias conformidad para llevarlos con agrado en esta vida y poder en la otra descansar eternamente...Amén.

ORACIÓN A
SAN MARTÍN DE PORRES
¡Oh! Glorioso fray Martín que desde tus primeros años aprendiste a caminar por los caminos del Señor, firme siempre tu fé en Dios, celoso por su Gloria y salvación de las almas, haz que vivamos esa misma fé, como hijos de Dios que somos. Ruega por nosotros. Para que te imitemos en la fidelidad, y alcánzanos las gracias particulares que sabes necesitamos, ya que tanto puedes ante nuestro rey Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos (hágase la petición) Amén.

ORACIÓN A
SAN MARTÍN DE PORRES
En esta necesidad y pena que me agobia y conturba sin hallar consuelo humano, acudo a tí, oh abogado y protector mío, San Martín. Confío en tu poderoso valimiento para que intercediendo por mí ante el Dios de bondad y misercordia, me sean perdonadas mis culpas y me vea libre de los males y desgracias que me afligen; dame, al menos, tu espíritu de sacrificio para que, aceptándolas por amor de Dios las sanctifique. Oh Padre Celestial, por los dulces nombres de Jesús y María y por los méritos de tu fiel siervo San Martín, ayúdame en esta angustia y no permitas que quede confundida mi esperanza! Amén.

ORACIÓN A
SAN MARTÍN DE PORRES
¡Oh! Glorioso San Martín de Porres, tú que amaste tanto la pobreza y la humilidad, dando ejemplo de la caridad y amor, cuando cuerpos y almas enfermas, dando atención a los necesitados y haciendos que comieran juntos perro, pericote y gato, por ese amor que demostraste a tus semejantes, concédeme la gracia que te pido, (solictar la gracia) Rezar 3 Padre Nuestros y 1 Ave María.
"A la verdad, quién se exalta será humiliado y quién se humila será exaltado"
Facsímil de la firma auténtica de San Martín de Porres, (El hermano Martín de Porres) que se halla en el registro de escrituras públicas del notario Don Diego Jaramillo, el 28 de Enero de 1636 a fs. 135, existente en el Archivo Nacional del Perú.

ORACIÓN A
SAN JUAN BOSCO
¡Oh! San Juan Bosco, apóstol incansable de la devoción a Jesús en la Eucaristia y a María Auxiliadora; Te pedimos con fé que nos obtengas de Jesús y María la gracia especial que estamos necesitando (pedir la gracia...) Desde ahora aceptamos que se haga la voluntad de Dios, pero te rogamos que intervengas ante el Señor para que su poder venga en auxilio de nuestra necesidad. Amén.

ORACIÓN A
SANTA BÁRBARA
Santa Bárbara, mi sublime y generosa protectora, te imploro que me libres de todas las impurezas y tentaciones del diablo. A tí vengo, en fé, confiando en tu intercesión ante el trono de Cristo que nos proteje de todo mal y nos guía por el camino seguro a la vida eterna. Amén.

ORACIÓN A
SANTA BÁRBARA
Oh Dios! Aparta de mi lado esos seres malvados y miserables que deshacen, acudo a tí Santa Bárbara que los confundas y apártalos de mí y a tí ancian conde y te entrego mi vida, tu sublime protectora y generosa Cristiana que abres tu pecho para los buenos seres que entren y de él salgan con la sangre de tu corazón, para liberarme de ellos y no permita que interrumpan mi marcha Cristiana. Amén. (Hágase la Petición.)

ORACIÓN A
SANTA MARTHA
Gloriosa Santa Martha, tú que tanto amaste a Cristo, alivia mis penas y aflicciones ruega por mí, por mi familia, para que no nos apartemos y conservemos en Dios. Remedia nuestras necesidades y ésta que ahora me apena (hacer petición). Te pido que soluciones mis dificultades como dominaste al dragón que pisaron tus pies. Amén.

ORACIÓN A
SANTA MARTA
Santa mía, Santa Marta, me entrego a tu ámparo y protección, acogiéndome a tu voluntad y providencia. Consúelame en mis penas, y por la inmensa dicha que experimentaste al hospedar en tu casa de Betania a nuestro bendito salvador, Jesucristo, intercede por mí y por toda mi familia, para que siempre conservemos en nuestras corazones la fé en Dios omnipotente y veamos cubiertas nuestras necesidades diarias. Te ruego concedas misericordia infinita al gran favor que hoy te pido (hágase la petición) te pido, que así como venciste el dragón que tienes a tus pies, atado con el cíngulo, venzas todas mis dificultades. Amén.

ORACIÓN A
SANTA CLARA
Gloriosísima Virgen y dignísima Madre Santa Clara, espejo clarísimo de santidad y pureza, base firme de la más viva fé. Incendio de perfecta caridad y heredario riquísimo de todas las virtudes. Por todos estos favores con que el divino esposo os colmo: y por la especial perrogativa de su infinita grandeza, alcánzanos con tu inmensa piedad, que limpie nuestras almas de las manchas y de las culpas. (hágasela petición). Amén.

ORACIÓN AL
DIVINO NIÑO JESÚS
Divino Niño Jesús, honramos tu sagrada imagen. Te elegimos hoy para siempre señor y dueño de esta casa y humildemente pedimos las protejas de todo mal. Bendice y protege los que aquí habitan y condúcelos por el camino de la Gracia Divina. Bendice nuestro hogar. (hágase la petición.) Amén.

ORACIÓN AL
DIVINO NIÑO JESÚS
Niño amable de mi vida, Consuelo de los Cristianos, la gracia que necesito Pongo en tus benditas manos. (Padre Nuestro)
Tú que sabes mis pesares, Pues todos te los confío, Da la Paz a los turbados y alivio al corazón mío. (Dios te Salve María)
Y aunque tu amor no merezco, No recurrire a tí en vano, Pues eres hijo de Dios y auxilio de los Cristianos (Gloria al Padre)
Acuérdate oh Niño Santo, que jamás se oyó decir, que alguno te haya implorado sin tu auxilio recibir. Por eso con fé y confianza, humilde y arrepentido lleno de amor y esperanza, este favor yo te pido...
Pedir la gracia que se desea y decir siete veces ¡¡¡Divino Niño Jesús Bendecidnos!!!

ORACIÓN AL
NIÑO DE PRAGA
Oh, piadoso Niño Jesús! Yo conozco Tus obras milagrosas para los necesitados; En vista de tus inumerables gracias concedidas a través de la veneración de tu Santa Niñez, particularmente a través de la estatua de Praga, yo exclamo con las más grande seguridad: Oh muy amado Niño Jesús! Tú puedes auyudarme si tú lo deseas! Extiende tu mano sagrada y, por Tu poder, quítame todo lo que me aflije. Amén.

ORACIÓN AL
SANTO NIÑO DE ATOCHA
O Divino Niño Jesús, sé siempre mi protector y guía, mira hacia mí con cariño y asegura que yo pueda vivir la dulzura de tus divinas enseñanzas y así, recibiendo gracia, sea dirigido a lo largo del camino de la fé y la virtud. Escucha mi oración humilde, te imploro, y dame fuerza para aceptar mis tentaciones con paciencia, seguir una vida virtuosa y ser concedido una muerte feliz, alabarte en el cielo por siempre. Amén.

ORACIÓN AL
SANTO NIÑO DE ATOCHA
Sapientísimo Niño de Atocha, General protector de todos los hombres, general ámparo de desválidos, médico divino de cualquier enfermedad; yo te saludo, yo te alabo en este día y por los recuerdos que de tí hago, te pido que me concedas lo que te suplico, para lo cual interpongo estos méritos y los acompaño con los de los querubines y serafines, que están adornados de perfectísima sabiduría, por los cuales espero, preciocísimo Niño de Atocha, respuesta a lo que te ruego. Amén.

Free Message Forum from Bravenet.com Free Message Forums from Bravenet.com




Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 24 Oct - 11:52

LETRA 'DIOS DE MI SUSTENTO'
Enviar_Letra Imprimir_Letra
Enviar letra a un amigo Imprimir letra
Dios, tu eres mi sustento.
A mi vida, dá aliento
Tu Espíritu se deja sentir como el viento.

La fuerza que me lleva a luchar contra el tiempo
Mi provición del cielo
El Dios que me desata
Y que refresca mi alma
Al pronunciar tu nombre la tempestad se calma.

Dios, Dios, tan sólo Dios.
¡Dios!
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Jeu 24 Oct - 12:00

EL RIO DE DIOS

Enviar_Letra Imprimir_Letra
Enviar letra a un amigo Imprimir letra
De las montañas
vemos nacer
el rio que corre
y refresca la sed.

Sin deternerse
y con decisión
deja su destino
el Río está aquí.

El río de Dios
trae descanso al alma
El río de Dios
trae celebración
El río de Dios
llena nuestra vida
nos gozaremos
pues el Río está aquí

El río de Dios
fluye vida eterna
Quien beba de él
vida tendrá

Los que vagen
por sus orillas
volverán
sedientos de Dios.

El río de Dios
trae descanso al alma
El río de Dios
trae celebración
El río de Dios
llena nuestra vida
nos gozaremos
pues el Río está aquí

A la montaña
debemos subir
y su presencia
debemos buscar
A nuestra alma
refresca Dios
Con danza hoy
Vamos a celebrar

El río de Dios
trae descanso al alma
El río de Dios
trae celebración
El río de Dios
llena nuestra vida
nos gozaremos
pues el Río está aquí

El río de Dios
trae descanso al alma
El río de Dios
trae celebración
El río de Dios
llena nuestra vida
nos gozaremos
pues el Río está aquí
nos gozaremos
pues el Río está aquí.


Fuente: musica.com
Letra añadida por marimer124
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Lun 2 Déc - 15:01

A
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
saveallGOD'sAnimals
Admin


Masculin Nombre de messages : 19960
Date d'inscription : 17/05/2007

MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Lun 2 Déc - 15:02

A
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Contenu sponsorisé




MessageSujet: Re: rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !   Aujourd'hui à 13:25

Revenir en haut Aller en bas
 
rezos cristianos, oremos , amemos a DIOS, y a JESUCRISTO ! !
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1
 Sujets similaires
-
» Le Berrichon 2009 : Bourges - Pyrénées Ouest-Est et retour
» Dois-je faire reproduire ma chienne ?
» Rebus ou devinettes aquariophiles...

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
 :: Divers :: Les infos de Végétalienne-
Sauter vers: