AccueilFAQRechercherS'enregistrerMembresGroupesConnexion

Partagez | 
 

 trastornos hepaaticos

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
vegan
Grand sage
Grand sage


Nombre de messages : 1490
Date d'inscription : 24/09/2011

MessageSujet: trastornos hepaaticos   Lun 27 Fév - 4:52

martes, febrero 05, 2008Terapias alternativas: Trastornos hepáticos (Dra. Margarita Madrid Guillen)
El hígado es la glándula más voluminosa del cuerpo, se aloja en la parte superior derecha del abdomen, debajo de las costillas y pesa, aproximadamente, 1.5 kilos en los adultos. Realiza más de 500 funciones distintas, todas indispensables para mantener un óptimo estado de salud, entre las que se encuentran producir bilis, sustancia que ayuda a digerir los alimentos y dar color a las heces fecales, intervenir en la asimilación de proteínas y carbohidratos, mantener la glucosa en niveles normales en la sangre y metabolizar las grasas al producir colesterol. Genera heparina y otras sustancias que favorecen o impiden la coagulación de la sangre, sintetiza la vitamina A, la almacena junto con la B12, D y K y elimina toxinas y glóbulos rojos muertos del torrente sanguíneo.

Está expuesto a numerosos trastornos y enfermedades, como la hepatitis infecciosa o tipo A, causada por un virus y transmitida por los alimentos, que ocasiona su inflamación y crecimiento, palpable debajo de las costillas del lado derecho; dolorosa o no, presenta fiebre, malestar general, coloración amarillenta de piel y conjuntiva de los ojos, puede durar hasta 3 semanas.

La hepatitis tipo B que es más grave, de causa viral, transmitida por contacto sexual, transfusión sanguínea, uso de jeringas o agujas infectadas, como las compartidas por drogadictos. Las manifestaciones son diversas, como dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, debilidad general y coloración amarillenta de la piel. Aparece repentinamente entre 1 a 6 meses de transmitida la infección y aún con tratamiento, la recuperación suele ser lenta y no fácil. En 1 de cada 10 casos es mortal.

Otro padecimiento grave es la cirrosis que presenta inflamación y formación de tejido fibroso, cicatricial de una parte o la totalidad del hígado. La causa principal es el alcoholismo, pero también pueden ser la obstrucción de conductos por cálculos biliares, hepatitis mal atendida, trastornos del sistema inmune, insuficiencia cardíaca crónica y algunos medicamentos. Cuando es afectado por cáncer, en la mayoría de los casos, es mortal. Ante la menor sospecha de padecer un trastorno hepático debe consultarse al médico. Todos los tipos de hepatitis son riesgosos y se tratan de forma especial.

La Naturopatía recomienda abstenerse de alimentos grasosos y bebidas alcohólicas. Sugiere ingerir jugos naturales frescos de verduras y/o frutas, estimular al hígado con compresas frías en el abdomen, complementar la alimentación con vitaminas, minerales y lecitina de soya para contrarrestar la elevación del colesterol.

A los enfermos de hepatitis se les aconseja guardar reposo, tomar infusiones de boldo o alcachofa, extremar la higiene personal y no beber agua que pudiera estar contaminada. La hepatitis B puede prevenirse mediante inmunización, no usando agujas contaminadas y utilizando condón en las relaciones sexuales. La cirrosis hepática puede ser curable cuando se detecta a tiempo; después, se controla eliminando las causas, como abstenerse del alcohol y regenerando el tejido.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
vegan
Grand sage
Grand sage


Nombre de messages : 1490
Date d'inscription : 24/09/2011

MessageSujet: Re: trastornos hepaaticos   Lun 27 Fév - 4:54


Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000302.htm
Encefalopatía hepáticaEs un empeoramiento de la función cerebral que ocurre cuando el hígado ya no es capaz de eliminar las sustancias tóxicas de la sangre.

CausasLa encefalopatía hepática es causada por trastornos que afectan al hígado. Incluyen patologías que reducen la función hepática (como la cirrosis o la hepatitis) y afecciones en las cuales la circulación sanguínea no entra al hígado. La causa exacta de esta afección se desconoce.

Un trabajo importante del hígado es transformar sustancias tóxicas que son ya sea producidas por el cuerpo o llevadas a éste (como los medicamentos) y volverlas inofensivas. Sin embargo, cuando el hígado sufre daño, estos "tóxicos" se pueden acumular en el torrente sanguíneo.

El amoníaco, que produce el cuerpo cuando las proteínas se digieren, es una de las sustancias dañinas que normalmente el hígado transforma en inofensiva. Muchas otras sustancias también se pueden acumular en el cuerpo si el hígado no está funcionando bien y le pueden causar daño al sistema nervioso.

La encefalopatía hepática puede presentarse de manera súbita en personas que previamente no tenían ningún problema hepático cuando se presenta el daño al hígado. Con mayor frecuencia, la afección se observa en personas con enfermedad hepática crónica.

La encefalopatía hepática se puede desencadenar por:

•Deshidratación
•Comer demasiada proteína
•Anomalías electrolíticas (especialmente una reducción de potasio) a raíz del vómito o de tratamientos como la paracentesis o por tomar diuréticos
•Sangrado de los intestinos, estómago o esófago
•Infecciones
•Problemas renales
•Niveles bajos de oxígeno en el cuerpo
•Colocación o complicaciones de una derivación (ver: derivación portosistémica intrahepática transyugular)
•Cirugía
•Uso de medicamentos que inhiben el sistema nervioso central (como los barbitúricos o los tranquilizantes benzodiacepínicos)
Los trastornos que pueden simular o enmascarar síntomas de encefalopatía hepática son, entre otros:

•Intoxicación con alcohol
•Abstinencia alcohólica complicada
•Meningitis
•Anomalías metabólicas como hipoglucemia
•Sobredosis de sedantes
•Hematoma subdural (sangrado debajo del cráneo)
•Síndrome de Wernicke-Korsakoff
La encefalopatía hepática puede ocurrir como un trastorno agudo y potencialmente reversible o puede presentarse como un trastorno crónico y progresivo que está asociado con enfermedad hepática crónica.

SíntomasLos síntomas pueden empezar lentamente y empeorar de manera gradual, o pueden comenzar de forma repentina y ser graves desde el principio.

También pueden ser leves al principio. Los miembros de la familia o los cuidadores pueden notar que el paciente tiene:

•Aliento con olor rancio o dulce
•Cambio en los patrones de sueño
•Cambios en el pensamiento
•Confusión que es leve
•Olvido
•Confusión mental
•Cambios de personalidad o estado anímico
•Mala concentración
•Deficiente capacidad de discernimiento
•Empeoramiento de la escritura a mano o pérdida de otros movimientos pequeños de la mano
Los síntomas más graves pueden abarcar:

•Movimientos anormales o temblor de manos o brazos
•Agitación, excitación o convulsiones (ocurren en muy pocas ocasiones)
•Desorientación
•Somnolencia o confusión
•Comportamiento impropio o cambios severos de personalidad
•Mala pronunciación
•Movimientos lentos o perezosos
Los pacientes con encefalopatía hepática pueden resultar inconscientes, no reaccionar y posiblemente entrar en un coma.

Estos pacientes a menudo no son capaces de cuidar de sí mismos debido a estos síntomas.

Pruebas y exámenesLos signos neurológicos pueden cambiar y abarcan:

•Temblor brusco, "con meneo o sacudida" de las manos al tratar de sostener los brazos afuera en frente del cuerpo y levantar las manos.
•Estado mental anormal, en particular en tareas cognitivas (del pensamiento), como conectar números con líneas.
•Signos de enfermedad hepática como ojos y piel amarillos (ictericia), acumulación de líquido en el abdomen ( ascitis) y, ocasionalmente, un olor rancio en el aliento y la orina.
Los exámenes pueden abarcar:

•Conteo sanguíneo completo o hematocrito para verificar si hay anemia
•Química sanguínea
•Resonancia magnética o tomografía computarizada de la cabeza
•EEG
•Pruebas de la función hepática
•Tiempo de protrombina
•Niveles de amoníaco en suero
•Nivel de sodio en la sangre
•Nivel de potasio en la sangre
•BUN y creatinina para ver cómo están funcionando los riñones
TratamientoLa encefalopatía hepática puede convertirse en una urgencia médica y se requiere hospitalización.

El primer paso es identificar y tratar cualquier factor que pueda haber causado la encefalopatía hepática.

Hay que detener el sangrado gastrointestinal y vaciar la sangre de los intestinos. Asimismo, es necesario tratar las infecciones, la insuficiencia renal y las anomalías electrolíticas (especialmente de potasio).

El soporte vital puede ser necesario para ayudar con la respiración o la circulación sanguínea, particularmente si la persona está en coma. El cerebro se puede inflamar, lo cual es potencialmente mortal.

A los pacientes con casos repetitivos y graves de encefalopatía se les puede solicitar que reduzcan la proteína en la dieta con el fin de bajar la producción de amoníaco. Sin embargo, es importante la asesoría de un nutricionista, ya que muy poca proteína en la alimentación puede causar desnutrición. Asimismo, los pacientes gravemente enfermos pueden necesitar alimentación especialmente formulada por sonda o por vía intravenosa.

La lactulosa se puede suministrar para evitar que las bacterias intestinales produzcan amoníaco y como un laxante para eliminar la sangre de los intestinos. La neomicina también se puede utilizar para reducir la producción de amoníaco por parte de las bacterias intestinales. La rifaximina, un nuevo antibiótico, también es efectiva en la encefalopatía hepática.

En lo posible, se deben evitar los sedantes, los tranquilizantes o cualquier otro tipo de medicamentos que sean metabolizados por el hígado, al igual que los medicamentos que contengan amonio (como ciertos antiácidos). Igualmente, se pueden recomendar otros medicamentos y tratamientos que pueden tener resultados variables.

PronósticoLa encefalopatía hepática aguda puede ser curable. Las formas crónicas de la enfermedad a menudo siguen empeorando o continúan reapareciendo.

Ambas formas pueden ocasionar un coma irreversible y la muerte. Aproximadamente el 80 % (8 de cada 10 pacientes) muere si entran en coma. La recuperación y el riesgo de que la afección reaparezca varían de un paciente a otro.

Posibles complicaciones•Hernia cerebral
•Edema cerebral
•Aumento del riesgo de:
◦colapso cardiovascular
◦insuficiencia renal
◦insuficiencia respiratoria
◦sepsis
•Daño permanente al sistema nervioso (movimiento, sensibilidad o estado mental)
•Coma progresivo e irreversible
•Efectos secundarios de los medicamentos
Cuándo contactar a un profesional médicoConsulte con el médico si se presenta cualquier cambio en el estado mental u otro problema neurológico, en particular si hay un trastorno hepático presunto o conocido. La encefalopatía hepática puede empeorar rápidamente y convertirse en una enfermedad que precisa atención urgente.

PrevenciónEl tratamiento de los trastornos hepáticos puede prevenir algunos casos de encefalopatía hepática. Muchos trastornos hepáticos se pueden prevenir evitando el consumo excesivo de alcohol y el uso de drogas intravenosas.

Si hay síntomas neurológicos en una persona con enfermedad hepática presunta o conocida, solicite atención médica inmediata.

Nombres alternativosComa hepático; Encefalopatía del hígado

ReferenciasGarcia-Tsao G. Cirrhosis and its sequelae. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 156.

Actualizado: 10/16/2011Versión en inglés revisada por: George F. Longstreth, MD, Department of Gastroenterology, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Hojee la enciclopediaTemas de MedlinePlus
Cirrosis
Enfermedades del cerebro
Enfermedades del hígado
Imágenes
Órganos del sistema digestivo.Lea más
Abstinencia alcohólica
Agudo
Alcalosis
Alcoholismo y abuso del alcohol
Cardiovascular
Cirrosis
Crónico(a)
Derivación portosistémica intrahepática transyugular (DPIT)
Disminución de la lucidez mental
Electrólitos
Hematoma subdural
Hepatitis
Hernia cerebral
Hinchazón
Hipoglucemia
Insuficiencia renal aguda
Intoxicación con amoníaco
Meningitis
Proteína en la dieta
Punción abdominal
Respiratoria
Sepsis
Síndrome de Wernicke-Korsakoff
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
vegan
Grand sage
Grand sage


Nombre de messages : 1490
Date d'inscription : 24/09/2011

MessageSujet: Re: trastornos hepaaticos   Lun 27 Fév - 4:55

Tumores hepáticos

Los tumores hepáticos pueden ser no cancerosos (benignos) o cancerosos (malignos). Los tumores cancerosos pueden originarse en el hígado, o bien pueden propagarse al hígado desde otras partes del cuerpo (metástasis). Un cáncer originado en el hígado se denomina cáncer hepático primario; por el contrario, si el cáncer se ha originado en otra parte del cuerpo se lo denomina cáncer metastásico. La gran mayoría de las formas de cáncer hepático son metastásicos.

Los tumores hepáticos no cancerosos son relativamente frecuentes pero, en general, no producen síntomas. La mayoría se detectan cuando, por algún otro motivo, se realizan determinadas pruebas clínicas, tales como una ecografía, una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM). Sin embargo, algunos de estos tumores causan un aumento de volumen del hígado y sangramiento dentro de la cavidad abdominal. El hígado, en general, funciona correctamente, por lo que los análisis de sangre muestran concentraciones normales o ligeramente elevadas de enzimas hepáticas.

Adenoma hepático

Un adenoma hepatocelular es un tumor frecuente y no canceroso del hígado.

Los adenomas hepatocelulares inciden principalmente en mujeres en edad fértil, siendo una causa probable de esta especial incidencia el uso de anticonceptivos orales, los cuales aumentan el riesgo de este tipo de tumor. En general, no presenta síntomas, de modo que muchos de los casos no se llegan a detectar. En raras ocasiones, un adenoma se rompe repentinamente y sangra dentro de la cavidad abdominal, requiriendo cirugía urgente. Los adenomas causados por anticonceptivos orales a menudo desaparecen cuando las mujeres dejan de tomarlos. En casos extremadamente raros, un adenoma puede hacerse canceroso.

Hemangioma

Un hemangioma es un tumor no canceroso del hígado constituido por una masa de vasos sanguíneos anormales.

Se estima que entre el 1 y el 5 por ciento de los adultos tiene pequeños hemangiomas hepáticos que no producen síntomas y, además, no requieren tratamiento. Estos tumores generalmente se detectan cuando una persona se ha sometido a una ecografía o una tomografía computadorizada (TC). En los niños, los grandes hemangiomas producen ocasionalmente síntomas que permiten su detección, tales como la coagulación generalizada y la insuficiencia cardíaca. En estos casos la cirugía puede ser necesaria.

Hepatoma
Este tumor frecuentemente se desarrolla en un hígado cirrótico.


Hepatoma

Un hepatoma (carcinoma hepatocelular) es un cáncer que se origina en las células hepáticas.

Los hepatomas son el tipo más frecuente de cáncer originado en el hígado (cáncer hepático primario). En zonas de África y del sudeste asiático, los hepatomas son más frecuentes que el cáncer metastásico hepático y constituyen, además, una causa importante de muerte. En estas zonas, hay una elevada prevalencia de infecciones crónicas causadas por el virus de la hepatitis B, lo que aumenta el riesgo de hepatomas en más de 100 veces. La infección crónica de hepatitis C también aumenta el riesgo de hepatomas. Finalmente, ciertas sustancias que provocan el cáncer (carcinógenos) dan lugar a la aparición de hepatomas. En las regiones subtropicales, donde los hepatomas son frecuentes, los alimentos están a menudo contaminados con carcinógenos llamados alfatoxinas, sustancias que son producidas por ciertos tipos de hongos. En cambio, en América del Norte, Europa y otras zonas del mundo en donde los hepatomas son menos frecuentes, la mayor parte de las personas con este tipo de tumor son alcohólicos que llevan años padeciendo de cirrosis hepática.

Otras clases de cirrosis pueden también asociarse con los hepatomas, aunque el riesgo es menor en el caso de la cirrosis biliar primaria.

El carcinoma fibrolamelar es un hepatoma poco frecuente que, en general, afecta a los adultos relativamente jóvenes. La causa del mismo no se debe ni a una cirrosis preexistente, ni a la infección por los virus de la hepatitis B o C, u otros factores de riesgo conocidos.

Síntomas

Por lo general, los primeros síntomas de un hepatoma son los dolores abdominales, la pérdida de peso y una gran masa que se puede palpar en la parte derecha superior del abdomen. Por otra parte, la salud de una persona que ha tenido cirrosis durante mucho tiempo puede empeorar, de forma significativa e inesperada. Con frecuencia aparece fiebre. En algunas ocasiones, los primeros síntomas son dolor abdominal agudo y shock, ocasionados por la rotura o la hemorragia del tumor.

Diagnóstico

En las personas con hepatomas, las concentraciones en la sangre de la alfafetoproteína son característicamente altas. Algunas veces, los análisis de sangre revelan concentraciones anormalmente bajas de glucosa o muy elevadas de calcio, lípidos o glóbulos rojos.

En un principio, los síntomas no son la clave para formular el diagnóstico. Aun así, una vez que la inflamación del hígado es evidente al tacto, el médico suele sospechar el diagnóstico, especialmente si el paciente padece cirrosis desde hace tiempo. A veces, el médico puede escuchar ciertos murmullos (soplos hepáticos) y sonidos ásperos por fricción (roces) al colocar el fonendoscopio sobre el hígado.

Las ecografías abdominales y la tomografía computadorizada (TC) pueden detectar formas de cáncer que todavía no ocasionan síntomas. En países donde el virus de la hepatitis B es frecuente, como Japón, se realizan ecografías sistemáticas con el fin de detectar precozmente el cáncer de hígado. La arteriografía hepática (radiografías practicadas después de haber inyectado una sustancia radiopaca dentro de la arteria hepática) suele ser útil para detectar los hepatomas. La arteriografía hepática es particularmente eficaz antes de la extirpación quirúrgica del hepatoma, porque muestra al cirujano la ubicación exacta de los vasos sanguíneos.

Una biopsia del hígado, en la que una pequeña muestra de tejido hepático se extrae con una aguja para su examen al microscopio, puede confirmar el diagnóstico. El riesgo de hemorragia u otra lesión durante una biopsia hepática es generalmente bajo.

Pronóstico y tratamiento

Generalmente, el pronóstico de las personas con un hepatoma no es bueno ya que el tumor suele detectarse demasiado tarde. En ciertos casos, una persona con un tumor pequeño puede evolucionar muy favorablemente tras la extirpación quirúrgica.

Otras formas de cáncer primario del hígado

Un colangiocarcinoma es un cáncer que se origina en el revestimiento de los canales biliares del hígado o conductos biliares. En Oriente, la infestación por ciertas lombrices puede ser, en parte, responsable de este cáncer. Las personas que padecen desde hace tiempo de colitis ulcerosa y de colangitis esclerosante, desarrollan en ocasiones colangiocarcinomas.

Un hepatoblastoma es una de las formas más frecuentes de cáncer en los niños. Algunas veces, se manifiesta en niños ya mayores y puede provocar la producción de hormonas denominadas gonadotrofinas que dan como resultado una pubertad prematura (precoz). Un hepatoblastoma generalmente se detecta al aparecer un debilitamiento general del estado de salud junto a un gran tumor en la parte superior derecha del abdomen.

Un angiosarcoma es un cáncer poco frecuente que se origina en los vasos sanguíneos del hígado. La causa del angiosarcoma puede encontrarse en una exposición al cloruro de vinilo en el lugar de trabajo.

Diagnóstico y tratamiento

Los colangiocarcinomas, los hepatoblastomas y los angiosarcomas sólo se pueden diagnosticar mediante una biopsia hepática, en la que se extrae con una aguja una muestra de tejido hepático para su examen microscópico. Por lo general, el tratamiento tiene escaso valor y muchas personas mueren pocos meses después de detectarse el tumor. Si el cáncer se descubre en una fase relativamente temprana de su desarrollo, el tumor puede ser extirpado quirúrgicamente, existiendo entonces la posibilidad de una larga supervivencia.

Cáncer de hígado debido a metástasis

El cáncer de hígado debido a metastásis es un tumor que se ha propagado al hígado desde alguna otra parte del cuerpo.

Metástasis hepáticas
Sitios de origen más frecuentes. En general, las metástasis del hígado se presentan como lesiones múltiples.


Las metástasis hepáticas tienen su origen más frecuente en el pulmón, mama, colon, páncreas y estómago. La leucemia y otras formas de cáncer de las células de la sangre, tales como los linfomas, pueden afectar al hígado. A veces, el descubrimiento de un tumor hepático metastásico es la primera indicación de que una persona tiene un cáncer.

Síntomas

A menudo, los primeros síntomas incluyen la pérdida de peso y apetito. Es habitual que el hígado aumente de tamaño, se endurezca y provoque dolores. También puede aparecer fiebre. En algunas ocasiones el bazo también se inflama, especialmente cuando el cáncer se origina en el páncreas. Se puede presentar un proceso conocido como ascitis (acumulación de líquido en la cavidad abdominal). En un principio, la ictericia está ausente o es leve, a menos que el cáncer esté obstruyendo los conductos biliares. Semanas antes de que la persona muera, la ictericia va aumentando progresivamente. Además, puede aparecer confusión mental y somnolencia causada por las sustancias tóxicas acumuladas en el cerebro, proceso que se denomina encefalopatía hepática.

Diagnóstico

En los últimos estadios de la enfermedad, el médico, por lo general, puede diagnosticar sin dificultad un cáncer hepático metastásico; sin embargo, el diagnóstico es muy difícil en el estadio inicial. La ecografía, la tomografía computadorizada (TC) y la resonancia magnética (RM) del hígado pueden revelar el cáncer. Sin embargo, estas exploraciones no siempre sirven para detectar los tumores pequeños o distinguir un tumor de la cirrosis u otras anormalidades. Los tumores suelen causar un defecto de la función hepática que se puede detectar mediante análisis de sangre. Una biopsia hepática, en la que se extrae con una aguja una muestra de tejido hepático para su examen al microscopio, confirma el diagnóstico en un 75 por ciento de los casos. Para mejorar las posibilidades de obtener una muestra de tejido canceroso, se puede usar la ecografía para guiar la dirección de la aguja.

Por otra parte, se puede obtener una muestra por biopsia mientras el médico observa el hígado con un laparoscopio (un tubo de fibra óptica que se introduce a través de la pared abdominal).

La leucemia, en general, se diagnostica basándose en los resultados de los análisis de sangre y de médula ósea. Generalmente, no es necesario practicar una biopsia hepática.

Tratamiento

En función del tipo de cáncer, los fármacos anticancerosos suelen reducir temporalmente el tumor y prolongar la vida, pero no lo curan. Estos fármacos pueden inyectarse en la arteria hepática, con lo que una alta concentración del fármaco alcanza directamente a las células cancerosas del hígado. Esta técnica es la más apropiada para reducir el tumor y produce pocos efectos colaterales. Sin embargo, no se ha demostrado que pueda prolongar la vida. La radioterapia reduce a veces el dolor agudo, pero tiene pocos efectos beneficiosos aparte de éste.

Si se encuentra un único tumor en el hígado, el cirujano puede extirparlo, especialmente si procede de un cáncer del intestino. Sin embargo, no todos los expertos consideran que esta cirugía valga la pena. Todo lo que un médico puede hacer, en la mayoría de los casos de pacientes con un cáncer extendido, es aliviar las molestias.

Copyright ©2005 Merck Sharp & Dohme de España, S.A.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
vegan
Grand sage
Grand sage


Nombre de messages : 1490
Date d'inscription : 24/09/2011

MessageSujet: Re: trastornos hepaaticos   Lun 27 Fév - 4:57

Las Características Comunes de las Enfermedades Hepáticas

¿Cuáles son los síntomas comunes de la enfermedad hepática?
Cuando se diagnostica una enfermedad hepática o hepatopatía, el médico observa los síntomas del paciente y realiza un examen físico. Además, el médico puede solicitar una biopsia hepática, exámenes de enzimas del hígado, una ecografía o una tomografía computarizada (TC).


A continuación, se enumeran algunos síntomas comunes de las enfermedades hepáticas, seguidos de una breve descripción:


•ictericia
•colestasis
•agrandamiento del hígado
•hipertensión portal
•ascitis
•encefalopatía del hígado
•insuficiencia hepática
¿Qué es la ictericia?
La ictericia es la coloración amarilla de la piel y de la parte blanca del ojo debido a un nivel de bilirrubina (pigmento biliar) anormalmente alto en el torrente sanguíneo, que luego es excretada a través de los riñones. Los niveles altos de bilirrubina pueden atribuirse a la inflamación, a otras anormalidades de las células del hígado o al bloqueo de los conductos biliares. A veces, la ictericia es causada por la degradación de una gran cantidad de glóbulos rojos, lo cual puede ocurrir en los recién nacidos. La ictericia suele ser el primer signo, y a veces el único, de una enfermedad hepática.


¿Qué es la colestasis?
La colestasis es la disminución o interrupción del flujo biliar. "Cole" hace referencia a la bilis y "estasis" significa "mantener en el mismo nivel". El flujo biliar puede estar bloqueado dentro del hígado, fuera del hígado o en ambos sitios. Otros síntomas pueden incluir:


•ictericia
•orina oscura
•heces claras
•pérdida de tejido óseo
•sangrado fácil
•picazón
•vasos sanguíneos pequeños visibles en forma de araña en la piel
•bazo agrandado
•líquido en la cavidad abdominal
•escalofríos
•dolor en el tracto biliar o el páncreas
•vesícula biliar agrandada
Algunas causas de colestasis incluyen:

•hepatitis
•enfermedades hepáticas metabólicas
•efectos de drogas
•una piedra (o cálculo) en el conducto biliar
•estrechamiento del conducto biliar
•atresia biliar
•inflamación del páncreas
¿Qué es el agrandamiento del hígado?
El agrandamiento del hígado (hepatomegalia) suele ser un indicador de enfermedad hepática. No suele haber síntomas asociados con un hígado levemente agrandado. Los síntomas de un agrandamiento del hígado marcado incluyen malestar abdominal o "sentirse lleno".


¿Qué es la hipertensión portal?
La hipertensión portal es el aumento anormal de la presión sanguínea de la vena porta, que transporta a la sangre del intestino al hígado. La hipertensión portal puede deberse a un aumento de la presión de los vasos sanguíneos portales o a la resistencia al flujo sanguíneo a través del hígado. La hipertensión portal puede llevar al crecimiento de vasos sanguíneos nuevos (llamados colaterales) que conectan el flujo sanguíneo del intestino con la circulación general, pasando por alto el hígado. Cuando esto ocurre, las sustancias que normalmente son eliminadas por el hígado pasan a la circulación general. Entre los síntomas de la hipertensión portal se incluyen los siguientes:


•distensión de la cavidad abdominal (ascitis)


•sangrado de las venas varicosas localizadas en el segmento inferior del esófago y en el revestimiento del estómago
¿Qué es la ascitis?
La ascitis es la acumulación de líquido en la cavidad abdominal causada por la pérdida de líquidos de los vasos de la superficie del hígado y el intestino. La ascitis debida a enfermedad hepática suele acompañar a otras características de la enfermedad hepática como la hipertensión portal. Los síntomas de la ascitis pueden incluir la distensión abdominal, que causa malestar y disnea.


¿Qué es la encefalopatía del hígado?
La encefalopatía del hígado es el deterioro de la función cerebral debido a la acumulación en la sangre de sustancias tóxicas, que normalmente son eliminadas por el hígado. La encefalopatía también es llamada encefalopatía porto-sistémica, encefalopatía hepática o coma hepático.


Los síntomas pueden incluir:


•cambios en el pensamiento lógico, personalidad y comportamiento
•cambios del estado de ánimo
•falta de sentido común
•somnolencia
•confusión
•habla y movimiento lentos
•desorientación
•pérdida del conocimiento
•coma
¿Qué es la insuficiencia hepática?
La insuficiencia hepática es el deterioro severo de la función hepática. La insuficiencia hepática ocurre cuando una gran porción del hígado se encuentra dañada debido a cualquier tipo de trastorno hepático. Los síntomas pueden incluir:


•ictericia
•tendencia a sangrar o sufrir contusiones fácilmente
•ascitis
•alteración de la función cerebral (encefalopatía)
•aumento de peso y crecimiento pobres
•fatiga
•debilidad
•náuseas
•pérdida del apetito
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Contenu sponsorisé




MessageSujet: Re: trastornos hepaaticos   Aujourd'hui à 2:36

Revenir en haut Aller en bas
 
trastornos hepaaticos
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
 :: Divers :: Les infos de Végétalienne-
Sauter vers: